Cómo cuidar tu casa de verano

    Se acercan las vacaciones y las ganas de visitar la casa de verano. Seguro que cada año vuelves a ella con el miedo de cómo estará, ¿habrá una gotera? ¿humedades? ¿olerá mal? ¿se habrá roto algún electrodoméstico?

    En este post queremos darte algunos consejos que puedes aplicar en tu hogar para prevenir todos estos problemas y que pueden ocasionarte un verdadero quebradero de cabeza en lugar de disfrutar de tus días de descanso.

    Con estos consejos no evitamos que pueda pasar cualquier mal, no somos responsables si un vecino provoca una humedad en nuestra casa, pero limitamos los problemas al máximo. ¡Esperamos que te sean útiles!

    casa de verano consejos
    Trucos para tener una casa de verano perfecta

    Pinturas antihumedad

    El uso de pintura impermeabilizante para interiores no puede faltar si queremos alargar la vida de nuestras paredes.

    En viviendas cerradas y con escasa ventilación es frecuente que se den las humedades y moho, una excelente forma de prevenirlas es con este tipo de pinturas.

    Pero no solo por estar cerradas, también te protegerán frente a cualquier rotura o entrada de agua por lluvias. Revisa las juntas de las carpinterías periódicamente para evitar filtraciones y asegúrate de dejar todo bien cerrado.

    Asegurar la ventilación

    Al hilo de lo anterior, es importante que la vivienda esté bien ventilada, no solo para evitar humedades, también para prevenir la aparición del molesto “olor a cerrado” que tanto trabajo cuesta eliminar del hogar.

    Si puedes dejar alguna ventana abierta con microventilación, es lo más recomendable, pero no todas las ventanas tienen esta opción. También puedes optar por carpinterías que tengan ranuras de admisión.

    Y por supuesto, no tapes las ranuras de extracción de cocinas y baños, estás tienen un sistema automático de extraer el aire viciado de la vivienda de manera natural.

    Para evitar el olor a cerrado es además recomendable que dejes los armarios y cajones vacíos y abiertos.

    Electrodomésticos

    Los electrodomésticos también son un punto a cuidar para mantener la casa de verano perfecta y lista para entrar, aún pasando un año desde que la cerraste.

    Desenchufa siempre todos ellos de la electricidad, así además de ahorrar en el consumo de tu factura, evitarás que sufran con subidas de tensión inesperadas.

    Además deja las puertas abiertas en frigorífico y lavadora pues son propensos al mal olor, y sin ningún alimento o ropa en su interior.

    Si ya te ha pasado, una manera de eliminar este olor es limpiándolo con vinagre blanco, sino funciona prueba también con lejía.

    Muebles de jardín

    Los muebles de jardín están especialmente fabricados para exterior, pero no para soportar todas las inclemencias del tiempo a lo largo de un año. Los cambios de lluvia, sol, frio y calor, harán que la madera se estropee y pierda su color. Lo mismo ocurre en los muebles metálicos como barbacoas o tumbonas, que aún siendo inoxidables, puede oxidarse.

    Lo recomendable es emplear pinturas especiales de exterior en ellos como las de Modrego hogar, pero además, protegerlos del sol y la lluvia con fundas protectoras o guardándolos en el interior de tu vivienda.

    Suministros

    Por último no te olvides de cerrar todos los suministros de tu segunda residencia para evitar fugas o averías, eso incluye la llave principal de agua, el gas y el contador de electricidad.

    Esperamos que con estos consejos el próximo año que visites tu casa de verano te la encuentres en perfecto estado, ¡tal y como la dejaste, lista para usar!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

    Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

    Volver arriba